Cucarachas

Cucarachas

Cucaracha

Cuando tenía como ocho años vivía en Juárez México. Me acuerdo cuando las cucarachas se subían en mi cuerpo cuando me dormía en la noche en el piso. Una vez mire mis vecinos, cuando estaban removiendo cucarachas en la olla de frijoles.
20 años después vivía en un garaje en los Estados Unidos, el garaje estaba lleno de cucarachas, ratones, y arañas. En ese tiempo estaba endeudado. En este tiempo me conocí mucho. Los primeros días en el garaje era puro odio. Miraba una araña y la mataba instantáneamente. Agarraba mi zapato, y la mataba con mucha crueldad. Miraba una cucaracha, y era como si la cucaracha era culpable de mis problemas. Todos estos insectos los mataban sin piedad. Todo el odio que tenía, se manifestaban cuando mataba todo estos insectos.


Años después, ya no como carne. Ya no mato ni un insecto. Cuando una persona mata a una araña, o una cucaracha, siento dolor dentro de mí. Es como si estuvieran matando una parte de mí. Hasta la fecha, no me gustan las cucarachas, me dan asco. Trato de mantener todo mi cuarto limpio para evitar las cucarachas. Cuando miro cucarachas, ya no tengo odio contra esos insectos. Cuando miro cucarachas, no las mato, las dejo vivir. Muchas personas se enojan conmigo porque no mato ni un insecto. No me importa.


La energía de la vida le gusta vivir. Los árboles, los insectos, los humanos todo somos compuesto de la misma energía. La mayoría de nuestras acciones de destrucción viene porque tenemos odio contra nosotros mismo, y con lo demás.
Tener odio, y asco a algo que está viviendo, es solamente tu percepción. Quizás no quieres a las cucarachas por la evolución, porque casi las cucarachas son inmortales. Porque los humanos quieren ser el número uno, quieren ser la especie más poderosa del planeta. Los científicos dicen que las cucarachas han sobrevividos desde la época de los dinosaurios.


La compasión es como un músculo. Entre más prácticas compasión en tu vida, más grande este músculo de compasión crece. Lo opuesto de la compasión es el odio, y si no tienes compasión entonces usualmente le tienes odio a todo tu alrededor.


Si tienes odio en tu corazón, cada acción, cada decisión en tu vida lo va a demostrar. Si comes carne, y si piensas que los animales están diseñados para tu propio bienestar. Entonces estás tratando a los animales como un objeto. Si tratas a los animales como un objeto es muy probable de que mires pornografía, y mires a las mujeres como un objeto. Todo a tu alrededor son objetos para tu propia bienestar cuando no tienes compasión.


Una vez, en un libro de biología decía algo así “Cualquier humano puede matar a un insecto, pero todo los científicos del mundo juntos no pueden crear a un insecto.” Si respetas a la energía de la vida, entonces respectas a los insectos, a los humanos, a los árboles, a los animales. En mi opinión, si no respetas a una cucaracha, no respectas a la vida. No respectas al creador.


Entre más estudiamos a las cucarachas, te das cuenta que también ellas quieren vivir. Y lo científicos han encontrado que las cucarachas tienen personalidad, y conciencia, y que pueden comunicarse entre ellas mismas.


Si empiezas a estudiar la vida, entonces empiezas a entender la vida. Cuando miras a un insecto como la cucaracha, lo normal sería que no te de odio, o asco. Y si tienes odio o asco te tienes que preguntar de dónde viene todo ese odio, y asco. Ese odio y asco vive dentro de ti. Las cucarachas, ni cualquier insecto tienen la culpa de tu odio, de tu rabia.


Para desarrollar compasión entre nosotros mismo, primero tenemos que querernos incondicionalmente. Aceptar que ya somos seres perfectos. En el universo todo es perfecto, el humano creamos este termino de la imperfecion.


Para desarrollar nuestra vida espiritual tenemos que desarrollar compasión por las otras personas, y el planeta. Tenemos que desarrollar compasión con los insectos. Tenemos que mirar el mundo con los ojos de las otras personas, de los otros insectos.


Nuestra voz interna siempre está hablando las 24 horas. Y la voz usualmente es “yo esto, yo aquello.” Siempre la voz es de uno mismo. Para crecer el músculo de la compasión tenemos que silenciar esa voz, y empezar a mirar la vida con los ojos de tu alrededor.

 

Tags

Add new comment

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.