¿Cómo Hacerle El Amor A Una Mujer?

¿Cómo Hacerle El Amor A Una Mujer?

Como hombres estamos programados a mirar a una mujer como un objeto. La pornografia tampoco ayuda. La pornografia nos hace mirar el mundo como si otras personas solamente existieran para satisfacer nuestras necesidades sexuales. En este caso, las mujeres anhelan a un hombre maduro que las haga sentir como una mujer, y no como un objeto. 

El tener sexo sin conocer a la persona, es como estar drogado y esperar felicidad con el sexo. La felicidad viene cuando conoces a la otra persona. Cuando aprecias a la otra persona como un único ser, no como un objeto. Cuando una persona puede ser vulnerable, sin la presión de hacer juzgada, o criticada, es cuando la felicidad se puede encontrarse en el sexo. No al revés.  

El sexo es un conesion entre dos almas. Entre más vulnerables estén estas dos almas consigo mismo, más intensidad y más placer van a tener estas dos almas consigo mismo. Sin conexión, sin ser vulnerable consigo mismo, entoces el sexo se convierte en solamente en una prostitucion consigo mismo. El sexo se convierte en un lugar vacio, en un lugar sin placer. 

Muchos hombres están desconectados consigo mismo, son muy inmaduros. No saben cómo ser maduros, solamente quieren buscar el placer. La madurez es dar placer sin esperar placer. Es dar amor, sin esperar amor. El amor incondicional. Una mujer quiere sentirse mujer, sin tener condiciones cuando recibe placer. Una mujer quiere sentirse libre. Cuando una mujer está libre, la tensión de la vida desaparece. Cuando un hombre maduro da placer sin esperar nada, es cuando la mujer ya no se siente como un objeto. La mujer se siente especial. 

El romance es necesario para darle placer a una mujer. Sin romance, todavía sigues tratando a una mujer como un objeto, como una prostituta. Con el romance es como una mujer se siente apreciada. Sin romance la mujer se siente usada, como un objeto. Se siente vacía. Se siente abandonada. Con el romance es como paralizas su Universo del aburrimiento, y lo conviertes en un mundo de placer, de esperanzas.  

Para concluir, trata a una mujer como un ser precioso, como una princesa, como una flor en el desierto. Esta flor necesita atención de su hombre, sin atención esta flor puede marchitase. Trata a una mujer como un ser único, no como una prostituta que fue diseñada solamente para tu propio placer. Seguir este camino será el primer paso para una relación llena de placeres para ti, y para tu mujer. 


 

Add new comment

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.